La lucha no descansa después de 15 años

cinco-heroesGerardo Hernández Nordelo es uno de los Cinco Héroes prisionero hace 15 años en cárceles norteamericanas, sin embargo la injusta prisión no corrompe su espíritu.

“Su Señoría, se nos acusó de haber conspirado para cometer espionaje y dañar la seguridad nacional de los Estados Unidos. Se nos ha puesto al mismo nivel de los peores espías que se hayan conocido sin que para ello exista una sola prueba contundente y sin haber causado daño alguno, sólo sobre la base de suposiciones. La nuestra quizás sea una de las acusaciones de espionaje más ridículas en la historia de este país.”

El pueblo cubano conoce de sus pesares, de todas las veces en que permaneció en El Hueco durante largos días, un cuarto cerrado con el mínimo espacio y sin derecho a poder salir para respirar aire fresco como los demás encarcelados.

Día a día lucha Adriana, su esposa, por su liberación. Ella convierte el sufrimiento en fuerza y después de 25 años de matrimonio, confiesa, que sigue tan enamorada como el primer día, este lazo invisible que los une traspasa la distancia y la mantiene firme para él.

“Que sepan los señores fiscales que la única sangre que podría haber en estas manos es la de mis hermanos caídos y asesinados cobardemente en las incontables agresiones y actos terroristas perpetrados contra mi país por personas que hoy caminan tranquilamente por las calles de esta ciudad. Sangre por la que un día juré que estaría dispuesto a sacrificar mi propia vida si con ello podía proteger a mi pueblo de semejantes crímenes.”

La brutal condena impuesta a Gerardo se fundamenta en un juicio parcializado, eminentemente político, lleno de inconsistencias y prejuicios, fue acusado de terrorista sin tener pruebas concretas cuando en realidad, como ángel de la guarda, intentaba proteger la seguridad de ambos pueblos.

“Su Señoría, la fiscalía considera, y así lo ha pedido, que debo pasar el resto de mi vida en una cárcel. Confío en que si no es en este, en algún otro nivel del sistema, la razón y la justicia prevalecerán por encima de los prejuicios políticos y los deseos de venganza y se comprenderá que no hemos hecho ningún daño a este país, que merezca semejante condena. Pero si así no fuera, me permitiría repetir las palabras de uno de los más grandes patriotas de esta nación, Nathan Hale, cuando dijo: Solo lamento no tener más de una vida para entregar por mi patria.”

Para Gerardo, Antonio, René, Fernando y Ramón así como para todos los cubanos el 12 de septiembre es una fecha triste, pero a la vez llena de lucha y de esperanza en el futuro, pues cada día que pasa más personas en el mundo usarán una cinta amarilla como muestra de su apoyo a la causa de los Cinco.

Por Yurisey Hechavarría González

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s