Camagüeyanos juran defender la Patria y el Socialismo

acto-politico-homenaje-fidel-castro-santiago-de-cuba-apCamagüey, 5 dic.- Con profunda convicción revolucionaria, en representación del pueblo de Camagüey, los herederos del Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz rindieron tributo póstumo al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en Santiago de Cuba.

En comunicación con esta emisora, el maestro Reinaldo Echemendía, director del Ballet Folclórico de la ciudad, aseguró que acudió con orgullo a la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, pues Fidel “siguiendo el ejemplo de Martí, también nos enseñó que nuestra patria es humanidad”.

El fundador de esa compañía agramontina agregó que “llegó un momento en el que los camagüeyanos se apoderaron de la Plaza, con constantes mensajes en los que le daban a conocer al Comandante el por qué estábamos allí”.

“Fue emocionante ver a los jóvenes, ver cómo el pueblo de Santiago se incorporaba a ese círculo que hicimos en la Plaza, entonando consignas y también la canción El Mayor. Nuestro Comandante es un gigante”, agregó.

Por su parte, Gianni Giralt Montenegro, estudiante de quinto año de Medicina en la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, aseguró que ahora el compromiso es continuar la obra legada por Fidel y, en ese sentido, las palabras pronunciadas por el General de Ejército Raúl Castro constituyen una guía certera de lo que nos corresponde hacer.

La joven se mostró agradecida por la oportunidad de representar al pueblo de Camagüey en esa histórica velada y expresó que los futuros profesionales de la Salud tienen el reto de preservar esa conquista de la Revolución, fruto de la obra enarbolada por el líder cubano desde el 1ro de enero de 1959.

También fue testigo del homenaje póstumo a Fidel en la Ciudad Héroe el periodista de Radio Cadena Agramonte Pedro Paneque Ruiz, quien resaltó la presencia de miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en el  masivo acto, con brazaletes del Movimiento 26 de Julio utilizados en el levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956, muestra de la disposición de defender esta nación en cualquier circunstancia, a lo cual se suman las nuevas generaciones.

Camagüey también estuvo presente en Santiago de Cuba, tras inundar las calles y carreteras propias para despedir el cortejo fúnebre que transportó las cenizas del Comandante por más de 160 kilómetros en la llanura agramontina, en su peregrinaje hasta el Oriente del país.

La tierra de El Mayor se sumó al apoyo popular de los cubanos a Fidel, con múltiples muestras de amor y respeto para el eterno líder. El respaldo absoluto de los camagüeyanos ala decisión de continuar la construcción del Socialismo, era de esperar. (Juan G. Mendoza Medina/Radio Cadena Agramonte) (Foto: Cubadebate)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s