Buenos hábitos para mantener bonita la ciudad

Vertientes, 7 oct.- El municipio fue la sede este año del acto provincial por el aniversario 64 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel Céspedes, más de 400 obras constructivas se desarrollaron con el propósito de embellecer el entorno y mejorar la calidad de vida de los pobladores.

Muchos individuos no tienen consciencia del esfuerzo que conllevó la ejecución de las obras y se comportan de forma inadecuada; este flagelo lacera nuestra sociedad, convirtiéndola en víctima de la inefable actitud de quienes las propician.

Pero, ¿acaso las malas conductas proceden solo de aquellos pocos individuos que, por ejemplo, sabotean el ornato público? No es así, dado que proliferan quienes no están apegados a los valores que deben primar en cada ciudadano, respecto al comportamiento cívico.

No obstante las críticas y medidas adoptadas para erradicar las indisciplinas sociales, todavía falta mucho por hacer y el primer paso es ser sistemáticos en las medidas contra estos irrespetuosos comportamientos.

Cuando no existe un adecuado control de la higiene en las entidades gastronómicas, cuando las personas  botan los desechos sólidos en cualquier esquina, cuando los cocheros se parquean con sus animales en las principales arterias del municipio el entorno se ve afectado y también la calidad de vida de los vertientinos.

Con la renovación capital se modernizaron gran parte de los centros gastronómicos y se retomaron otros, como el restaurante El Pekín y La Terraza, establecimientos donde la familia puede asistir con regularidad para disfrutar de un rato agradable.

La Fonoteca Salón Azul, la Plaza Primero de Mayo y el restaurante El Vegetalito constituyen los centros recreativos favoritos por los jóvenes, allí disfrutan de variadas opciones, música popular bailable y propuestas culturales para el disfrute de las nuevas generaciones.

Los lugares mencionados recibieron una reparación integral en sus instalaciones y son parte importante del entorno, unido a las calles, estatuas, parques y todas las demás estructuras que están a nuestro alrededor, embellecen la ciudad y mejoran la estancia en este municipio.

Hoy se trata de mantener lo que tanto esfuerzo costó realizar, los pobladores tienen el deber de proteger el entorno que nos rodea, para poder disfrutar a largo plazo cada una de las obras construidas con el propósito de hacerles más fácil la vida a los habitantes de esta tierra camagüeyana.

Para contribuir en el intento de cuidar nuestro alrededor es necesario la participación de todos en las labores de limpieza e higienización, así como el comportamiento adecuado en los lugares públicos, evitar ser requeridos o multados y demostrar buenos hábitos de conducta son las únicas formas de velar por nuestra ciudad. ( PoR Yurisey Hechavarria González/ yurisey@cmhv.icrt.cu)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s