Evalúan en Camagüey resultados del Programa de Atención Materno Infantil

Camagüey, 20 ene.- Los resultados del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI), durante el 2017 en Camagüey, y las proyecciones para el presente año, fueron analizados este viernes en el hospital universitario Manuel Ascunce Domenech, con la presencia de funcionarios del Ministerio de Salud Pública. El doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe nacional del PAMI, expresó que el trabajo del sistema de salud de la provincia, con el respaldo del Partido Comunista de Cuba y el Gobierno, permitió mostrar el indicador de mortalidad infantil más bajo de su historia y el de natalidad más alto de los últimos dos años.

“Lo más importante –dijo- es que salvamos más vidas, hicimos felices a diez familias más. El hecho de reducir la tasa de 4,3 a 3,0 por cada mil nacidos vivos denota el esfuerzo y el sacrificio de todos. La tasa de mortalidad infantil es un indicador de desarrollo humano, y los índices camagüeyanos evidencian que el sistema de salud revolucionario ha hecho grandes transformaciones en el orden social, no solo de salubridad”.

El directivo reconoció el quehacer de los profesionales vinculados a este programa, cuyo accionar resultó decisivo para lograr el índice de mortalidad infantil de solo tres fallecidos por cada mil nacidos vivos, en lo que incidió la disminución del bajo peso al nacer.

“Sin embargo –aclaró- esta provincia muestra altos índices de prematuridad, y ahí está el principal reto del sistema, que debe identificar las gestantes que tiene con riesgo y trabajar para seguir incrementando los porcentajes de supervivencia de los niños en las unidades de cuidados intensivos neonatales”.

El galeno dijo que aunque están creados todos los mecanismos para facilitar la planificación familiar, desde acciones concretas de orientación, quedan como asignaturas pendientes para el PAMI un mayor trabajo educativo para evitar el embarazo en la adolescencia y el aborto, ambos con gran incidencia en Camagüey.

Al decir del especialista, los embarazos en edades adolescentes causaron la mayor cantidad de partos pretérmino, que a su vez provocaron el mayor número de fallecimientos de los bebés.

“Las mujeres no deben embarazarse sin realizarse un control previo de su estado de salud, y no solo las mujeres, los padres también aportan un alto grado de riesgos preconcepcionales. Hay que saber que el aborto no es un método anticonceptivo. Por todo eso el embarazo debe ser planificado”, insistió Álvarez Fumero.

Ante esta realidad, el directivo instó a incrementar las acciones educativas y preventivas en las escuelas, las comunidades, y todas las áreas de salud del territorio, y sobre todo, en el seno de la propia familia, para disminuir los índices de embarazos adolescentes y sus consecuencias a la salud.

El jefe nacional del PAMI expresó a los especialistas camagüeyanos que el Ministerio cubano de Salud Pública ha previsto para 2018 una tasa de mortalidad infantil que no sobrepase los 3,8 por cada mil nacidos vivos. (Tomado de Radio Cadena Agramonte)

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s