La radio, eterna compañía (+ Fotos)

Vertientes, 16 ene.- Cuando surgió la televisión para muchos había llegado el fin de la radio. El nuevo medio masivo aparecía ciñendo todo con su encanto deslumbrante e iba a opacar la magia de la radiodifusión, pero no fue así.

Similar expectativa existió al aparecer las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, el acceso a internet y todo lo que de ello se deriva. Sin embargo, la radio está ahí, fuerte y con bríos de renovación porque no consiste solo en contar la vida, sino sobre todo, escuchar las historias de vida de los demás.

Un número musical de moda o del recuerdo, una historia de amor, un buen consejo, la información precisa o la realidad de nuestros coterráneos es pretexto para acompañar y enriquecer la calidad de vida de quienes nos sintonizan.

En el ejercicio de realizadores, periodistas, directivos y demás trabajadores prevalece el propósito de adecuar cada programa a los intereses de los oyentes como nuestro principal cometido porque la radio todavía tiene influencia notable sobre la gente.

El desafío constante es redimensionar las propuestas, siempre con el mensaje oportuno como elemento esencial para la satisfacción de los oyentes y pensando que no se finaliza cuando termina el programa, pues queda la exigencia por una mayor calidad en el quehacer diario.

La transmisión de cada programa lleva implícitos la pasión y el talento de quienes hacen radio en tierra camagüeyana con el regocijo de lanzar al éter una obra fecunda en cada salida al aire.

Son tiempos difíciles. Las nuevas tecnologías encantan a muchos, sobre todo al público joven y por eso el desafío es mayor. No se puede ceder terreno pues la verdadera magia consiste en la renovación constante y aún después de nueve décadas seguimos fantaseando para reinventarnos en cada emisión.

En los radialistas queda la perdurable responsabilidad de incentivar la participación de los oyentes desde propuestas que respondan a sus gustos y desde esa perspectiva promover la diversidad, informar y educar, pero sobre todo, estimular el acervo cultural como una de sus más meritorias y prominentes misiones. (Por Eovalis Matos Arias / @villabaracoa) Fotos de archivo CMHV.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s