Carta Magna: por todos y para todos

Vertientes, 20 feb.- Como en todos los países del mundo, el sistema político cubano se sustenta en la Constitución de la República, redactada en correspondencia con las particularidades y pretensiones del pueblo que de forma soberana la adopta sobre el principio de su total independencia.

Desde abril de 2019 en Cuba está vigente la quinta constitución, luego de ser aprobada en referéndum para sustituir a la Carta Magna de 1976 y es el texto de carácter jurídico y político a partir del cual se establecen los poderes constituidos; o sea, el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial.

Es, por tanto, la constitución el documento donde se reflejan los principios básicos que rigen el sistema imperante para conducir el desarrollo económico y social bajo la tutela del Estado, al que compete también establecer pautas y velar por el respecto a los derechos humanos elementales.

Por estas razones, la Ley Fundamental atribuye al Estado el deber de garantizar la libertad y dignidad plenas de los ciudadanos y el desarrollo integral de su personalidad, además de encauzar los esfuerzos nacionales en la construcción del socialismo, asegurando el avance educacional, científico, técnico y cultural del país.

Como se legisla en la constitución, el Estado se traduce en el poder del pueblo al servicio del propio pueblo. Es por eso, que garantiza a hombres y mujeres la oportunidad de empleo o la disponibilidad de medios de subsistencia para quienes no están en condiciones de trabajar en aras de asegurar su propio sustento y el de su familia.

La Carta Magna es un producto de la obra humana y por ende, pudieran existir aspectos perfectibles, pero sin dudas es la vía legal para que cada persona acceda al estudio, la cultura, el deporte, la atención médica y a un lugar donde vivir, como derechos que refrendan también leyes, decretos leyes y normas complementarias específicas.

En los orígenes de la nacionalidad cubana también está la génesis de las luchas por instaurar derechos democráticos y es por eso que en nuestra Ley Suprema queda bien definido que Cuba es un Estado Socialista de trabajadores. Un Estado independiente y soberano, instaurado para todos y por el bien de todos como muestra de democracia.

Es la Constitución de la República el documento base para garantizar el disfrute de libertad política, justicia social, bienestar individual y colectivo, algo digno de preservar como legado a las futuras generaciones con la fuerte misión de ser continuadoras de las ideas y la obra que proporcionó esas conquistas esgrimidas frente a los desmanes del Imperio. (Por Eovalis Matos Arias / @villabaracoa) Imagen de archivo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s