Desarrolla el país incentivos para estimular la producción y comercialización de alimentos

La Habana, 13 oct.- Un grupo de medidas promueve el Estado cubano con vistas a estimular la producción y comercialización de alimentos, una de las áreas claves de la Estrategia Económica y Social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19, informó el viceprimer ministro Alejandro Gil Fernández.

Al intervenir en la Mesa Redonda la víspera, el también titular de Economía y Planificación precisó que en un contexto de déficit de ofertas que genera incremento de precios, acaparamiento y determinadas distorsiones, se flexibilizó la contratación de fuerza de trabajo para la agricultura sin que la misma tenga que ser necesariamente acreditada como trabajador por cuenta propia.

Subrayó que la resolución 24 del 2020, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, ampara esa disposición, y mencionó, además, la creación de nuevos incentivos fiscales en aras de la producción de las mini-industrias y su comercialización en la red minorista.

Gil Fernández añadió que se inició en tres provincias la venta en MLC de insumos para la base productiva y se va a ir ampliando a más territorios y a más productos, incluyendo equipos, en tanto se utilizan mecanismos como mercancía en consignación importada, lo cual permite que se pongan los anticipos en la industria nacional.

Mencionó, también, el funcionamiento del Banco de Fomento Agrícola en 2020, montado sobre la red de la infraestructura de Bandec, un concepto diferente, con apoyo del presupuesto del Estado para crear productos financieros de más bajo interés y el dinero orientado a los mejores productores en mejores condiciones para amortizar ese endeudamiento.

Acotó que este año el referido banco arranca con un nivel de 30-35 millones de pesos.

El Viceprimer ministro se refirió a las posibilidades para que la base productiva genere su divisa mediante exportaciones y ventas a la Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

Asimismo, precisó que están elaboradas las primeras bases normativas para la transformación de la comercialización, no sin dejar de reconocer cuán difícil resulta en el contexto actual de escasez.

Pero la visión es que todo lo que se haga redunde en un estímulo productivo, y que concurran varios actores económicos  siempre cumpliendo con la legalidad, expresó.

Un elemento novedoso en la comercialización está relacionado con la función de balancista que hasta ahora ha desarrollado Acopio, y que no debe estar centralizada en una empresa, y por tanto, va a pasar a los Organismos de la Administración Central del Estado y los gobiernos territoriales, dijo.

En tal sentido, aclaró que el  Estado tendrá un rol regulador y los gobiernos locales mayor protagonismo en la concertación de precios.

Otro paso en función de incrementar la producción y comercialización de alimentos es avanzar en la transformación de la empresa estatal en la Agricultura desarrollando prioritariamente empresas agroindustriales organizadas en polos productivos, y con alta aplicación de la ciencia y la innovación. (Texto y foto: ACN)

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s