Campesinos y cooperativistas: esenciales en la producción de alimentos (+ Fotos)

Vertientes, 17 may.- El incremento de las siembras y de los volúmenes de producciones agrícolas son prioridades en el municipio camagüeyano de Vertientes, en medio del difícil enfrentamiento a la COVID-19 en la fase de transmisión autóctona limitada y del incesante asedio de la administración estadounidense contra Cuba para hacer claudicar al pueblo que por más de 60 años ha defendido su proceso revolucionario a toda costa.

Sabiduría, empeño y formas de hacer distintas son elementos claves en ese propósito del que dependen los resultados y la disponibilidad de renglones agropecuarios en las unidades comercializadoras para satisfacer la demanda de la población, cuando las autoridades insisten en el necesario incremento productivo como aspecto básico en la soberanía alimentaria que debemos alcanzar a corto plazo.

En el momento complejo que vive la economía cubana, es muy complejo realizar importaciones, no solo debido al bloqueo, sino por la situación de crisis dentro y fuera de fronteras. Por lo tanto, es imprescindible despojarnos de las trabas que frenan el desarrollo de la agricultura e incentivar la sapiencia del sector cooperativo y campesino para garantizar la comida de la población.

Por ese rumbo transitan las más recientes decisiones aprobadas en el país que en un territorio como Vertientes, con productores que aportan de forma visible al programa de alimentos, debe tener una respuesta ágil en armonía con otras prioridades que también responden a la soberanía nacional cuando la organización que los agrupa arriba a 60 años de victorias al lado del proceso revolucionario para crecer en los aportes.

El mayor desafío está hoy en superar las carencias de insumos y otros recursos, sobre todo campesinos y cooperativistas, quienes asumen el compromiso emanado del proceso desarrollado en la localidad para incrementar y diversificar las producciones ante el llamado de las autoridades.

Es ineludible organizar mejor la contratación y comercialización porque en mercados y placitas todavía es inestable el abastecimiento, aún cuando las cifras hablan de áreas en producción y elevados volúmenes de siembra que tributan al programa de autoabastecimiento en la actual situación sanitaria.

La única alternativa es garantizar la comida que demandan las familias y por esa razón se habla de diversificar producciones y aprovechar mejor la tierra, aspectos en los que tenemos ejemplos de buenas prácticas para lograr mayor eficiencia, a partir del uso óptimo de los recursos para la siembra, la atención cultural a las plantaciones y el acopio.

Las principales premisas están en la disciplina y eficiencia, a tono con las necesidades de alimentos para el pueblo que hoy se evidencian en el país, afectado por la crisis económica derivada de la COVID-19 y las medidas del bloqueo de Estados Unidos. En ello es vital el aporte de cooperativistas y campesinos que siempre responden ante cada prioridad. (Por Eovalis Matos Arias / @villabaracoa) Fotos de archivo del autor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s