José Martí Pérez: un hombre de todos los tiempos

Vertientes, 19 may.- ¿Es un hombre capaz de albergar en sus entrañas tanta grandeza y sabiduría? ¿Sería posible que luego de 126 años aún su pensamiento permanezca vigente y trascienda fronteras?

Pues cuando hablamos de José Julián Martí Pérez lo imposible se transforma en realidad, cual escultor que construye del barro su figura más perfecta. Tan solo 42 años bastaron para convertirlo en el más universal de los cubanos, hasta que una bala por capricho del destino le robara la vida, montado en su caballo, en el lugar conocido como Dos Ríos, en el Oriente del país.

Hombre poseedor de la mayor elocuencia y sensibilidad, humano, fiel amigo, patriota y antiimperialista, virtudes que hicieron de él figura representativa del proceso revolucionario cubano, único como lo catalogara el eterno Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz.

Su obra amplía internacionalista abarca todo tipo de aristas sociales, económicas, políticas, científicas, morales; capaz de inducir al mejoramiento humano a cuanto lector se acerque, ya sea por curiosidad o simplemente autosuperación que enaltece y cala en lo más profundo del corazón.

Sabio por naturaleza adelantó su pensamiento a la época, encontrando actualidad tras el paso de los siglos, promoviendo a la comprensión de fenómenos que frenan el desarrollo próspero y sostenible. La vida lo condujo por pasajes inhóspitos que sin dudas fortalecieron su estirpe revolucionaria y forjaron su pensamiento político.

La cárcel a tan temprana edad y el exilio lo dotaron de perspectivas que luego alcanzaron su majestuosidad en forma de versos, discursos y ensayos determinantes para alcanzar la independencia nacional. Fue político, pensador, filósofo, poeta, escritor y periodista, dueño de una crítica lacerante contra la injusticia, explotación, discriminación y otros antivalores que deforman la sociedad concebida por él: con todos y para el bien de todos.

Hasta países como Venezuela, Argentina y México llegaron sus ideales convertidos en artículos y crónicas para periódico importantes, que desde su postura criticaban males sociales y la injerencia del gobierno norteamericano, así como su voluntad de dominio sobre las naciones suramericanas.

Amó sin tapujos a su Patria, a su madre, hermanas, amigos, la sencillez de las cosas, la hermosura y simpleza de un beso, el cariño sincero de los niños y para ellos escribió, la universal revista La Edad de Oro con cuentos, poesías y relatos inteligentes cargados de valores humanos y de enseñanzas.

A José Martí nunca le preocupó la muerte y prediciendo los futuros acontecimientos escribió, en el que es considerado su testamento político, la carta a su amigo Manuel Mercado, y cito: «…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas…»

Días como hoy albergan tristeza en tu pueblo que aún recuerda tu legado, ese con el que provocaste el triunfo revolucionario el primero de enero de 1959. Inspirador de artistas, creadores, escritores e intelectuales, científicos y obreros, dueños y forjadores del futuro anhelado por ti, hoy materializado en una Patria libre y soberana. (Por Frank Fernández García / frank.hernandez@icrt.cu) Imagen: ACN.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s