Prevención y responsabilidad ante la COVID-19 (+Audio)

Vertientes, 24 sept.- La complejidad epidemiológica generalizada en toda la nación caribeña, fundamentalmente en el territorio agramontino de Vertientes, amerita una actitud responsable ante la amenaza del nuevo coronavirus.

En tema de prevención, según últimos estudios realizados para las cepas más virulentas, afirman el uso de hasta tres nasobucos de telas y guardar distancias cercanas a los dos metros entre personas, pues en lugares cerrados con separaciones iguales o menores puede existir la transmisión del virus, de igual forma resaltan como otra de las medidas primordiales el lavado constante de las manos y superficies con soluciones a base de alcohol o cloro, muy efectivas para la desinfección.

A menudo se escucha hablar sobre la ingesta de alimentos calientes, lo cual aún no está probada su eficacia, incluso en experimentos el SARS-CoV-2 ha resistido temperaturas superiores a los 50 y 60 grados Celsius, algo imposible de resistir por el paciente que puede provocar la destrucción de las celular en las vías respiratorias y el propio sistema digestivo.

Ante sintomatologías de tos, irritación bronquial, asma o neumonía no está indicada la toma de inhalaciones, esto puede irritar e inflamar aún más las vías respiratorias, este método solo es viable parala congestión nasal o pacientes de sinusitis, son tratamientos alternativos que no han sido demostrados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud y lejos de ayudar pueden empeorar el cuadro clínico del paciente.

Por otra parte el uso de cocimientos o infusiones de medicina natural tradicional, son aceptables siempre y cuando tengan una prescripción médica o se cuente con el conocimiento científico de las propiedades de cada planta medicinal. Está demostrado que el consumo excesivo de estos métodos alternativos pueden provocar gastritis, esofagitis e irritación, incluso avanzar hasta una fase inflamatoria de la enfermedad que conlleva a la muerte.

La automedicación nunca será el mejor camino para combatir cualquier enfermedad, menos al tratarse de la COVID-19, que sostiene un comportamiento agresivo y con gran variedad de sintomatologías, ante cualquier síntoma lo mejor es acudir a la Consulta de Infección Respiratoria, donde será evaluado por especialistas y obtendrá las indicaciones precisas para su estado de salud.

Estudios arrojan que la enfermedad transita por una primera fase virémica con un tiempo alrededor de los siete días, luego a partir de la segunda semana llega una segunda fase inflamatoria prolongada hasta cuatro semanas, está demostrado que es donde el paciente presenta las mayores complicaciones, incluso con análisis de PCR y test antígeno negativos.

La fase inflamatoria es la más peligrosa y donde se deben tener los mayores cuidados, en esta etapa aguda es cuando se produce la neumonía COVID, la tormenta citoquina por estado iperinflamatorio, el trombo, el choc séptico y todas las complicaciones vasculares.

Acudir al médico es lo más oportuno y seguro, cumplir al máximo con las medidas preventivas y elevar la percepción de riesgo nos puede salvar la vida y por ende la de nuestro radio de acción. Ser responsables es la más eficaz arma ante el virus SARS-CoV-2. (Por Frank Fernández García /frank.hernndez@icrt.cu) Foto de archivo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s