Un trasplante y los derechos en Cuba a pesar del bloqueo (+ Audio y Fotos)

Por Eovalis Matos Arias/ Radio Vertientes.
La historia de la vertientina Ana Iris Cé Estrada evidencia una situación familiar dolorosa debido a los problemas de salud de uno de sus hijos.

Yan Carlos Moreno Cé debutó a los dos años de edad con un síndrome nefrótico que no tuvo una evolución favorable con los medicamentos, pero gracias a las garantías de la Revolución cubana hoy transita por mejores caminos.

La enfermedad del pequeño le impidió asistir a la escuela como cualquier otro niño, aunque alcanzó el noveno grado a través de maestros ambulatorios que le impartían contenidos en el propio hospital.

“Un proceso muy difícil, pero gracias a la protección de los derechos en Cuba y a la ayuda de la familia lo pude enfrentar”, asegura Ana Iris, quien añade que “fueron más de cuatro años de espera por un riñón compatible para el trasplante y las medidas del bloqueo económico de Estados Unidos contra nuestro país obstaculizaban que recibiera tratamientos de última generación”.

Una cruel realidad ante la que siempre se crecieron especialistas y autoridades de Salud, además de las limitaciones que presenta el pequeño para comunicarse por la discapacidad auditiva provocada por los fármacos que exige el uso de una prótesis, pero es consciente de que el asedio de Estados Unidos es el causante de muchas carencias de recursos para mejorar su calidad de vida.

Cuando el gobierno estadounidense trata de juzgar a Cuba por supuestas violaciones de los derechos humanos, en el municipio camagüeyano de Vertientes, Ana Iris Cé Estrada sabe que de no vivir en un país donde se defiende el derecho a la vida como el bien más preciado resultaría imposible someter a su hijo Yan Carlos al trasplante renal que en todo el mundo tiene un costo millonario.

Es por ello, que encontró la manera de expresar su gratitud por disfrutar todo cuanto la Revolución le ha proporcionado.

El asedio económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba durante más de seis décadas es la muestra fehaciente de una política diseñada con la toda la intención de provocar el descontento en el pueblo de la isla a partir de continuas privaciones.

No obstante, la voluntad del Estado revolucionario hace posible que prevalezca el interés de propiciar el bienestar de la población y que se garanticen derechos que en otras naciones constituyen quimeras como el acceso masivo y gratuito a los servicios de salud. (Radio Vertientes)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s