Recuerdan en Camagüey a víctimas de conspiración antiesclavista en su aniversario 210

Camagüey, 31 ene.- El homenaje póstumo a los camagüeyanos participantes en la conspiración antiesclavista y separatista de Aponte, se efectuó este domingo en la capital provincial, auspiciado por la filial agramontina de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y el proyecto La Ruta del Esclavo, en ocasión del aniversario 210 del horrendo crimen.

En el sitio que perpetúa la memoria de las ocho víctimas de esa acción brutal de los colonialistas españoles el 29 de enero de 1812, se depositó una ofrenda floral.

A la ceremonia asistieron también miembros de la Comisión Aponte de la UNEAC, de la Cátedra Honorífica José Antonio Aponte, de la Universidad de las Artes, de la Fundación Nicolás Guillén y de la Universidad Ignacio Agramonte.

Yoelxy Pilliner López, presidente del Comité de La Ruta del Esclavo en Camagüey, consideró que la Conspiración de Aponte tuvo su influencia en la Revolución de Haití de 1791.

Recordó que entre los objetivos de ese movimiento abolicionista, además de la disolución de la esclavitud, estaba la eliminación de la trata de esclavos, el derrocamiento del gobierno colonial español  y la creación de una sociedad no discriminatoria.

Reconoció que el proyecto no solo abarcó barrios de La Habana, sino también regiones como Santa María del Puerto del Príncipe y del oriente de la isla como Bayamo, Holguín y Santiago de Cuba.

Señaló que el historiador Elías Entralgo calificó a Aponte como “una figura histórica semejante a Espartaco”, mientras que el Poeta Nacional, Nicolás Guillén, lo apreció como uno de los primeros que encendió la chispa de nuestras luchas libertarias.

Precisó que las principales rebeliones en el territorio que hoy ocupa Camagüey, comenzaron el 15 de enero de 1812 en algunas dotaciones de los ingenios Maraguán, El Jobo, La Candelaria y Magantilla, entre otras.

Añadió que precisamente el 29 de enero de ese año ocurrieron las primeras ejecuciones que implicaron a Calixto Gutiérrez, Nicolás Montalbán, Fermín Ravelo, José Miguel González, Ramón Recio, Estanislao Pacheco, Clemente Chacón y Juan Barbier, ocho líderes que fueron ahorcados, luego decapitados y sus cabezas exhibidas en pica donde se encuentra el Parque Agramonte, otrora Plaza de Armas, como medida de escarmiento. (Texto y foto: Lázaro David Najarro Pujol/ Filial UNEAC Camagüey)

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s